© 2019 por @ivanvivo

  • Instagram Black Round
  • Twitter Round
Buscar

¿Corredores más rápidos o zapatillas más rápidas?

En los últimos meses no hay foro en el que las últimas zapatillas de Nike no sean objeto de discusión. Numerosos corredores hablan de sus efectos, otros critican el beneficio que aporta la tecnología mientras que muchos hablan si conocer los datos. Queremos desde aquí compartir con vosotros la información que existe respecto a estos nuevos modelos y los que van a aparecer para que tengáis una opinión más formada y podáis tomar mejores decisiones.


Los primeros resultados empezaron a ser visibles en el maratón de los JJOO de Río de 2016 en el que los 3 primeros vestían el prototipo de Nike. Posteriormente, vencedores de maratones de Berlín, Chicago y New York atrajeron la atención de la prensa mundial al usar prácticamente todos estos modelos.

Los 5 maratones más rápidos de la historia se han corrido con estas zapatillas, incluido el último maratón de New York por Kanworor.


Recientemente, Kipchoge en el reto Ineos ha conseguido bajar de la histórica marca de 2 horas con un prototipo diseñado especialmente para la prueba y adaptado a él.


Ese mismo fin de semana, la keniata Kosgei batió el record femenino con muchísima diferencia, un record de más de 16 años. Los últimos records se batían por segundos cuando ella lo hizo por más de un minuto.

Recientemente, en Gran Bretaña, Laura Muir batió el record de la milla con 4:23:86, un record que prevalecía desde hace 31 años. Calzó un prototipo de Nike que todavía no había sido comercializado.

Anteriormente y tras la comercialización de su sistema Boost, Adidas poseía los records mundiales de maratón. Adidas reinaba en el mundo del atletismo desde 2013 pero ahora son otros tiempos.


El New York Times ha realizado un estudio analizando datos de corredores en más de 500.000 maratones y medios maratones gracias a la plataforma Strava desde 2014. Según sus datos, los corredores que llevaban estas zapatillas obtenían mejores resultados. Corrían entre un 3-4% más rápidos que ellos mismos con otras zapatillas o corredores de similares características. Parece ser que las ventajas se daban tanto para corredores expertos o noveles, hombre o mujer, en carreras rápidas o lentas, ... Además no existía una tendencia a que se usaran las zapatillas sólo cuando se fuera a competir más rápido. De igual modo se monitorizaba el entrenamiento para que no fuera un factor diferenciador.

Es cierto que no es un estudio RCT (randomizados controlados; estudios mejor diseñados para extraer conclusiones válidas) pero se han controlado numerosas variables como hemos comentado anteriormente y los resultados obtenidos son definitivos.


Corres más rápido.

Hablamos de ganancias de 4% que pueden suponer hasta 6 minutos en corredores que hacen un maratón en 3 horas y 8 minutos en un maratón de 4 horas.

Un dato significativo y aterrador era que cuando los corredores dejaban de usar las zapatillas, volvían a correr más lento.

Igual de aterrador es que atletas patrocinados por otras marcas se atrevan a correr con las Vaporfly de Nike porque consideran que si no lo hacen están en inferioridad de condiciones.

¿Nos pueden hacer correr más rápido realmente? ¿Es para todo tipo de corredores? ¿Es justo o es dopaje tecnológico? ¿Están en desventaja los atletas no patrocinados por estas marcas? Estas son algunas de las cuestiones que se discuten en todos los ámbitos del atletismo actualmente, a nivel profesional y amateur.


¿Qué tecnología las hace más rápidas?

Hay 3 factores fundamentales que contribuyen al rendimiento en las pruebas de media-larga distancia: consumo máximo de oxígeno (VO2), uso de la capacidad aeróbica y la economía de carrera.

La economía de carrera se define como el consumo de oxígeno (VO2) a una velocidad determinada. Lo importante es que la economía de carrera varía hasta en un 30% en corredores con el mismo VO2.


La economía de carrera está influenciada por

- Factores metabólicos.

- Factores cardiorrespiratorios.

- Factores biomecánicos.

- Factores neuromusculares.


Todos estos factores son mejorables mediante el entrenamiento crónico, es decir, a largo plazo y algunos de ellos con limitaciones.


El uso de la tecnología mediante el calzado puede modificar algunos de estos factores de manera inmediata, un efecto agudo.


Veamos algunas de las características principales de las zapatillas de las que estamos hablando.


- La fibra de la suela de carbono provoca una mayor rigidez que facilita una ventaja mecánica en la zona del metatarso facilitando el paso del talón al medio pie, mejorando el brazo de palanca del tobillo y disminuyendo el trabajo muscular necesario por la musculatura de gemelo y sóleo.



- El material de la plantilla es de PEBA, poliamida en bloque, un material diferente a los que se habían utilizado hasta la fecha (EVA y TPU). Material que mejora la absorción y reutilización de energía.


- El grosor de la plantilla es de 31 mm con un drop de 10 mm que en estos niveles es brutal tanto por la altura como el drop. Gracias al material les permite además no incrementar el peso total de la zapatilla.


Parece ser que realmente son más efectivas no por el hecho de que actúen como un muelle sino porque las propiedades de los material utilizados, su geometría así como la placa de carbono permiten una mayor eficiencia muscular disminuyendo el brazo de palanca de la musculatura del pie que conlleva un menor trabajo a nivel muscular.


Existe una teoría que explica que el cambio de la geometría de las zapatillas puede conllevar una disminución de la vibración que sufre la musculatura. Algunos estudios han sugerido que a menor vibración, menor fatiga y por tanto más rendimiento. Es un efecto parecido al del uso de prendas compresivas. El problema es que la respuesta ha resultado ser muy específica en cada corredor.


¿Mejoras tecnológicas o doping tecnológico?


Normativa

“Las zapatillas no deben estar construidas de tal modo que proporcionen a los atletas cualquier ayuda o ventaja injusta”, dice el artículo 143 del Reglamento IAAF.


El problema que nos encontramos es que las normas de la IAAF son muy vagas y es por ello que todavía no se han tomado decisiones al respecto. La expectación y el seguimiento que ha tenido en los últimos años el atletismo en parte gracias a estas nuevas “hazañas” va a dificultar la toma de decisiones por los jueces.


Hay que mirar en el mismo pasado del atletismo como en pruebas de salto de altura y salto de longitud se limitó el grosor de la parte anterior del calzado porque parece que influía notoriamente en los resultados.


Probablemente no se podrá poner límites al uso de nuevos materiales en las zapatillas pero tal vez cobre sentido el limitar la altura de las zapatillas puesto que parece también un factor determinante en la mejora del rendimiento y nos puede llevar a prototipos totalmente disparatados.


El uso de nuevos materiales ha sido una constante en la historia del deporte. Hemos pasado de raquetas de madera a carbono en tenis. Bicicletas de aluminio a carbono.


Los tiempos y la tecnología mejoran las prestaciones pero urge buscar unos límites para que esta nueva “moda” no sea algo elitista por los precios que tiene o sea una clara desventaja para atletas esponsorizados con otras marcas.


En otros deportes se ha prohibido el uso de pelotas de golf que marcaban direcciones más rectas, bañadores diseñados por la Nasa que aumentaban la flotabilidad y la velocidad (se prohibieron tras los JJOO de Pekín en 2008 al pulverizar todos los registros de todos los tiempos) o sustancias pegajosas que permitieran una mayor adherencia con el balón en la NFL.


Evidencia científica

No sólo el marketing y las afirmaciones que realiza Nike sobre la mejora del rendimiento prueban los grandes resultados de este calzado. Numerosos grupos de investigación independientes a esta casa comercial han realizado estudios con corredores de élite, a diferentes velocidades que confirman las aseveraciones que la compañía explica en sus campañas publicitarias.


Las NVP (Nike Vaporfly) aumentan hasta un 4,2% la economía de carrera, disminuyendo hasta un 4% el coste energético.


Sabemos que la disminución de peso del calzado (cada 100 gramos hay un coste de 1%) mejora el rendimiento de carrera. Las NVP han mostrado ser hasta más eficientes que zapatillas más ligeras con tacos en pista. Por tanto, los resultados no pueden ser sólo atribuibles al menor peso.


Debemos entender dos conceptos de todos los materiales: la compliance y la resiliencia.


La compliance es la capacidad que tienen estos de absorber energía. Las NVP se deforman 11,9 mm en comparación con otras que se deforman 5,9 mm.

La resiliencia de un material es la capacidad que tiene para reutilizar la energía absorbida. Las NVP devuelven un 87% en comparación con el 75´9% de otros calzados.

Las NVP mejoran la economía de carrera en un 2´6% comparadas con las de tacos y en un 4´2% comparadas con su competencia las Adidas Boost. Incluso un 2´9% si se ajustan con el peso.


A nivel cinemático, el uso de las NVP demuestra un mayor tiempo de contacto pero con una mayor longitud de zancada (8 mm) sin aumentar la cadencia.


La guerra está servida. Nike tras el éxito de las Vaporfly 4% ya ha comercializado las Vaporfly Next y en breve las AlphaFly que son las que usó Kipchoge en el maratón.



La marca china Li Ning ha contratado ingenieros que trabajaban en Nike para competir con ellos y ya tienen sus propios modelos. De igual manera otras marcas como Hoka, Skechers utiizan tecnología similar.


Parece ser que Adidas prepara una “bomba” para el próximo año tras ver algunos de sus atletas correr con nuevos prototipos.


¿Y ahora qué?

Algunas cuestiones que me vienen a la cabeza es si deberíamos periodizar el uso de estas zapatillas, tanto en entrenamientos como en carrera, pero ¿alguien está dispuesto a ir más lento algún día? A largo plazo no sabemos la incidencia lesional de este tipo de zapatillas. En teoría puede provocar una mayor inhibición de la musculatura intrínseca del pie que ha sido relacionada con diversas patologías como fascitis plantar, etc. Es interesante que aunque disminuye el trabajo del complejo gemelo y sóleo las sensaciones subjetivas de los corredores cuando las usan, al poder ir a ritmos más rápidos de los habituales es que se fatigan más y hay más riesgo. Necesitamos investigaciones que confirmen las sensaciones subjetivas del paciente.


Algunos corredores con experiencia en el uso de las zapatillas sugieren que subjetivamente se sienten más ligeros, se inclinan hacia delante con la sensación de correr con un desnivel hacia abajo. Que se trata de zapatillas que devuelven mucho la fuerza, muy reactivas, son algunas de la afirmaciones que escuchamos.


Tan anchas en el antepie que a nadie le apretarán y con un drop tan exagerado que el cuerpo se ve inclinado hacia adelante a punto de correr.

También coinciden en que los efectos pueden durar menos debido a un desgaste más rápido que otras zapatillas, unos escasos 150 kilómetros.



Los kilómetros y nuestras marcas personales nos están costando más caros cada vez en esta nueva guerra tecnológica.



Bibliografía

● How biomechanical improvements in running economy could break the 2-hour marathon barrier. Sports Med. 2017

● The bending stiffness of shoes is beneficial to running energetics if it does not disturb the natural MTP joint flexion. J Biomech. 2017

● A Randomized Crossover Study Investigating the Running Economy of Highly-Trained Male and Female Distance Runners in Marathon Racing Shoes versus Track Spikes. Sports Med. 2018

● The Biomechanics of Competitive Male Runners in Three Marathon Racing Shoes: A Randomized Crossover Study. Sports Med. 2018

● A Comparison of the Energetic Cost of Running in Marathon Racing Shoes. Sports Med. 2018